Ok, se casan ¿Y ahora? Ahora agárrense que viene lo bueno! En el listado de abajo hay un montón de info sobre el servicio que les ofrezco para que sepan que esperar (es largo... sí... pero quise que no faltara nada, no le veo sentido a escatimarte información). Seguramente encuentres las respuestas a tus preguntas y datos adicionales (un poco de ayuda y consejos para orientarte en medio de este baile!). Porque, ya sea que me elijas a mí o que prefieras a alguien con otro estilo, necesitas tener la información correcta para elegir bien ya que no todos los profesionales del mismo rubro laburamos de la misma manera y es importante saber como lo hace cada quién porque, terminada la fiesta, todo lo que sea consumible, efímero, alquilado, prestado...ya no va a estar y lo único que va a permanecer en el tiempo son sus fotos. Ese va a ser el único fiel testimonio de ese momento. Entonces... vale la pena registrarlo, no? 

No te voy a decir que foto y video son lo más importante en tu casorio. Esa es una decisión tuya y cada quién elige sus prioridades, pero sí valoras los recuerdos es importante que elijan alguien con quien se sientan cómodos y contenidos. 

Si tuvieras alguna pregunta que no llegara a estar respondida abajo, no dudes en escribirme.

1. ¿Quién hace las fotos?

Voy yo, no envío a otra persona en mi nombre. Solamente en el caso de contratar una 2da cámara, habrá otro fotógraf@ además de mí. Creo en el valor de mi mirada y eso es lo que viste en la manera en que relato un casorio, por eso creo imprescindible que yo esté ahí y no me da lo mismo enviar a otr@. Justamente por eso, cubro solo un casamiento al día, para darte toda mi dedicación, teniendo total disponibilidad para cumplir con el compromiso de retratar tu evento con la atención que mereces.

2. ¿Cuál es tu estilo fotografiando casorios?

Básicamente, no les digo que hacer. Me gusta registrar lo que va sucediendo, sin intervenir. Esa es la clave para que tus fotos sean únicas ya que no hay dos casamientos iguales. Además, por más que quisiera, no me sale hacerlo de otra manera y así es como me gusta ir retratando tu día. Como mucho, puedo hacerles alguna sugerencia en la preboda que es donde nos estamos conociendo y donde suelen estar más intimidados por la cámara, pero ustedes deciden que hacer y cómo hacerlo. Yo no los hago posar. Esto es lo que hoy se conoce como fotoperiodismo de bodas o foto documental social.

3. ¿Podes hacernos fotos lindas durante el casamiento aunque no posemos?

Sí, claro. Como les dije antes, la gente relajada y feliz siempre sale bien (no falla!). Pero la cantidad de fotos de ustedes juntos va a depender de ustedes. Si saben que lo más probable es que terminen saltando cada uno por su lado con su grupo de amigos, sería bueno hacer la preboda y/o tomarnos unos 15 minutos durante la recepción para hacer retratos. En cambio, si son novios más “melosos”, va a ser mucho más fácil que surjan fotos de ustedes juntos sin necesidad de tomarnos ese ratito aparte. Ustedes saben que es lo que les conviene de acuerdo a cual sea la dinámica de la pareja. Recuerden que yo no invento momentos sino que “capturo” lo que va sucediendo, por lo tanto, que haya muchas fotos de ambos depende de ustedes y de nadie más.

4. ¿Haces fotos de grupo el día de la boda?

Si me lo piden, por supuesto!

5. ¿Haces fotos en color o en blanco y negro?

Ambas. ¿De qué depende? Bueno, hay situaciones dónde lo importante es el momento y el color genera distracción y le resta impacto a la situación. Otras veces, la foto pide color a gritos! De por sí, las cámaras digitales hacen las fotos en color y yo prefiero hacerlas a color y evaluar durante el procesado si la foto que tengo ante mis ojos pide color o blanco y negro. La conversión de color a blanco y negro permite obtener matices de grises mucho más ricos que si sacara en blanco y negro directamente.

6. ¿Llevas equipo de recambio?

Sí, siempre llevo equipo extra para seguir con las fotos incluso si surgiera algún inconveniente.

7. ¿Necesitamos contratar a un segundo fotógrafo o vos sola podes cubrir bien nuestro casorio?

Realmente, hago muchas fotos y que veo muchas cosas pero la física todavía no me permite desdoblarme como para estar en dos lugares al mismo tiempo. Si bien hago el 80% de las bodas como única fotógrafa, un segundo fotógraf@ nunca está de más porque permite que el relato de todo el casamiento sea mucho más rico en situaciones y momentos. Un par de ojos extras permite sumar detalles y diferentes puntos de vista. Al margen de esto, donde realmente recomiendo una segunda cámara es en eventos a partir de los 150 invitados. Por otro lado, que pueda llevar un colega me permite cubrir tanto los preparativos de la novia como del novio, porque el novio también es protagonista!

8. ¿Haces otro tipo de trabajos fotográficos además de fotografía de bodas?

A nivel profesional, básicamente, sólo hago bodas y todo tipo de sesiones fotográficas relacionadas con personas que aman: pre-bodas, post-bodas, fotos de embarazo, bautismos y sesiones familiares. Lo mío son las personas y las emociones y siempre trato de trabajar en entornos reales (interiores o exteriores). No suelo ir a estudios porque siento que es lo opuesto a esta búsqueda de lo espontáneo y real que hay en las fotos que hago: por mucho que se decore ese espacio, no deja de ser un ambiente despersonalizado.

9. ¿Qué son las sesiones?

La sesión preboda o sesión de pareja una sesión de fotos que hacemos antes del casorio y está buenísima porque nos permite conocernos y entrar en confianza para que el día de la boda todo fluya con naturalidad y le hayan perdido el miedo a la cámara. La idea es simple: divertirnos y capturar momentos. Si bien les recomiendo darse la posibilidad de hacer una sesión de pareja previa, no es indispensable.

Para esa sesión les recomiendo que usen prendas con las que se sientan lindos y cómodos. No intenten ser alguien que no son! (A menos que planeemos hacer algo temático y eso sea parte del juego).

La posboda es una sesión muy relajada en la que los retrato con la ropa de la fiesta, en un lugar que ustedes elijan pero ya sin tener que preocuparse por cuidar la ropa. La idea es que puedan jugar y disfrutar después de tantos nervios con los preparativos! En este tipo de sesión suelen conseguirse imágenes impactantes por el contraste entre ustedes con su ropa de fiesta y los escenarios elegidos que pueden no tener ninguna relación con el casamiento (un campo, microcentro, una playa con mar o de estacionamiento... cualquier lugar que les guste!)

Cada una de estas sesiones tiene una duración mínima de 2 horas y las hacemos en lugar a convenir, ya sea en la ciudad o en un ambiente más natural. Lo ideal es que sea un lugar que signifique algo para ustedes o que les guste mucho. Si me piden consejo, las mejores horas (con la luz más linda) son el amanecer (y las dos horas que le siguen) y el atardecer (y las dos horas previas), pero por supuesto nos acomodamos al tiempo que tengan disponible.

El día del casorio podemos tomarnos un ratito para una sesión First Look que es una propuesta alternativa a los retratos del casorio. ¿Qué tiene de lindo esta sesión? Que básicamente es su primer encuentro justo antes de la ceremonia. Imaginate la de emociones que fluyen en ese momento! Habitualmente se hace en el mismo lugar donde se oficie la ceremonia y ya vestidos para la ocasión, aunque puede elegirse un lugar neutro, como por ejemplo, algún espacio verde que esté camino hacia el lugar de la ceremonia. Realmente es un momento muy emotivo y además, ayuda mucho a bajar el nivel de ansiedad que suele haber durante la ceremonia con lo cual, estando más tranquilos, pueden disfrutarla como merecen hacerlo.

10. Si no elegimos las sesiones pero elegimos hacer fotos el día del casamiento, ¿dónde las hacemos?

Normalmente se hacen en el jardín del lugar donde estemos (o en algún rinconcito lindo). La sesión suele durar no más de 20 minutos para que no tengan que resignar tiempo compartido con su gente a cambio de esos retratos, pero si tienen ganas y hay tiempo podemos ir donde quieran. Solo tenemos que organizarnos.

11. ¿Haces fotos durante la comida?

No le hago fotos a la gente comiendo, porque no hay nada más feo que comer incómodo con una cámara observándote, pero mientras algunos comen otros pueden generar diferentes situaciones que sería una pena no fotografiar. Por eso les pido que durante la comida me ubiquen en una mesa en la misma sala que ustedes y sus invitados. No hay nada peor que, estando en otra sala, escuchar que surgió un brindis o el “¡que se besen, que se besen!” y llegar corriendo hasta donde están ustedes para ver que el momento ya pasó y me lo perdí :(

12. ¿Tenemos que pagarte un cubierto durante la fiesta?

Mi intención no es aprovechar para salir a cenar afuera, simplemente necesito recargar energías. Trabajar de la forma en que yo trabajo, es agotador, física y mentalmente, y más si vas con dos cámaras colgando como hago yo. Poder sentarme (aprovecho el momento en que ustedes y los suyos están comiendo ya que, como detallé arriba, no suelo hacer fotos de la gente cuando come), tomar agua y tener algún refrigerio es esencial, por lo que sí, sería necesario el pago de cubierto pero de ninguna manera necesito el mismo menú que ustedes o sus invitados. Con un menú infantil (pero vegetariano, por favor) estoy más que contenta.

13. ¿Le vendes fotos del casamiento a los invitados?

No, las fotos son de ustedes! Cuando tengas el pendrive en tus manos, van a poder definir que hacer o no hacer con sus imágenes.

14. ¿Te quedas hasta el final de la fiesta?

Si, habitualmente suelo quedarme hasta el final de la fiesta en la mayoría de los casorios. Es raro que me vaya antes, pero las pocas veces que eso sucede, siempre es consensuado con los novios.

15. ¿Cuánto vale la cobertura de la boda?

Para conocer las opciones y detalles, por favor, enviame un mail así te cuento. Hay diferentes opciones y adicionales para personalizar el registro de tu evento. Además, si tu casorio llegara a tener alguna característica particular, podemos charlar al respecto y adecuar el valor de mi trabajo, si correspondiera, a lo que tienen en mente vos. No se queden con las dudas, escribime! ;) 

16. ¿Congelas el precio?

Si. El valor del servicio puede congelarse al 100% hasta un año antes de la boda. Lo que no puedo congelar es el precio de impresión de fotolibros y/o fotos impresas ya que al depender de un proveedor externo, es algo que escapa a mis posibilidades. Lo mismo aplica a los viáticos en caso de corresponder abonarlos.

17. ¿Cobras viáticos?

Solo en caso que la boda se celebre a distancias mayores a 20 km de Capital Federal. 

18. ¿Haces casamientos fuera de Buenos Aires? ¿Y fuera de Argentina?

¡OBVIO! ¿Dónde tengo que firmar?! Una de mis pasiones es viajar! Así que imaginate que si puedo conjugar eso con registrar lo especial de tu día… han cantado bingo♫♪!

19. Si no hago ceremonia por iglesia/templo o si hacemos algo íntimo, ¿el precio es el mismo?

Por la manera en que trabajo, realmente esto no influye. Seguramente tenga que correr un poco más con 150 invitados que con 80 pero te aseguro que le pongo la misma garra a ambos eventos. Lo mismo aplica si, por ejemplo, la ceremonia religiosa se realizara en el lugar de la fiesta en vez de oficiarse en una iglesia o templo. El lugar me es indistinto y no afecta mi compromiso por captar lo mejor y más lindo de cada momento.

20. ¿Me das las fotos en alta?

Sí, el pendrive que les entrego tiene las imágenes seleccionadas por duplicado. Vas a ver una carpeta de imágenes en alta con las fotos a la calidad necesaria para imprimir en papel, sin marcas de agua ni firmas de ningún tipo para realizar copias impresas en cualquier laboratorio en el momento que quieras y sin tener que depender de mí. Además, vas a ver una carpeta de imágenes en baja con las fotos optimizadas para compartir en las redes sociales o por mail y para ver en monitores o plasmas.

21. ¿Cuántas fotos vamos a tener?

El mínimo es de 600 fotos editadas en su totalidad. La experiencia me dice que con esa cantidad standard puedo narrar tu día sin que falte nada pero la realidad es que suelo entregar muchas más imágenes. Puede llegar a ser el doble! ¿De qué depende esto? En primer lugar de lo que ocurra (número de invitados, número de personas que haya en los preparativos, duración del evento, sorpresas a los novios, ambiente durante el baile, si hay algún show, etc.), y en segundo lugar, del número de invitados: con más gente hay más situaciones para retratar. La cantidad máxima dependerá de la duración del evento y de la cantidad de invitados, entre otros factores. No es lo mismo un almuerzo de 40 personas que una fiesta de 8 horas con 150 invitados.

22. ¿Entregas todas las fotos editadas?

Si, solo filtro las posibles erróneas (mediciones de luz, ojos cerrados, alguien que se cruzó en cámara sin darse cuenta) y el resto es editado en su totalidad. NO entrego fotografías en crudo ya que considero que la estética final también es parte de mi mirada, del servicio que brindo y de mi identidad como fotógrafa. 

23. ¿Cuánto tardas en darnos las fotos?

Tus recuerdos llegan a tus manos, dentro de un pendrive, 60 días después del evento. Sé que parece un montón de tiempo pero realmente hago muchas fotos y edito una por una de manera personal para que tengan lo mejor y eso, lleva tiempo! Por esto es necesario que me tengan un poquito de paciencia. De estar listas antes de ese plazo, son los primeros en saberlo!

24. ¿Entregas copias impresas o solo fotolibro?

Tienen la opción de elegir ambas cosas como servicios adicionales. En lo personal, yo prefiero el fotolibro ya que es la mejor manera de narrar los eventos del día, resumiendo los momentos más emotivos y divertidos vividos por ustedes.

Los valores del libro varían de acuerdo a su tamaño, tipo de papel elegido, y cantidad de páginas finales. En caso de estar interesados en solicitar fotolibros, éstos se encargan y abonan aparte, una vez que hayan recibido las fotos de la cobertura. De esta manera tienen todo el tiempo que necesiten para ver las fotos una y otra vez y elegir tranquilos las que les gustaría conservar impresas.

Si optaran por la impresión de copias sueltas, los valores de las mismas varían de acuerdo a tamaño y cantidad.

25¿Hacés video?

Yo solo realizo fotos porque es en lo que me especializo y estoy convencida que el que mucho abarca, poco aprieta. Pero entiendo la necesidad de ir tildando cosas en la lista de proveedores y para que no tengan que invertir tiempo y energía en buscar video por otro lado, me asocié con Belén de Curly Films para ofrecer una cobertura integral de la boda o el evento que estés organizando. Ella me da la tranquilidad de saber que podemos trabajar cómodamente codo a codo, manteniendo un mismo estilo y con responsabilidad y por eso ofrecemos un presupuesto conjunto para la contratación de ambas coberturas. También vamos juntas a la entrevista para que puedas conocernos a ambas sin necesidad de acordar una nueva reunión y firmamos un contrato conjunto.

De todos modos, ustedes pueden elegir el proveedor de video de su preferencia ya que no trabajo a “paquete cerrado”. Es su casamiento y están en juego sus recuerdos, por lo tanto, ustedes y solo ustedes pueden elegir a quien quieren entre sus proveedores.

26. ¿Dónde podemos ir a verte? 

Trabajo en casa todo lo que es el proceso de edición así que normalmente me acerco hasta la zona en que estén (ya sea que vivan por ahí o porque estudian o trabajan cerca). En todo caso, si la zona en la que ustedes se mueven me quedara muy lejos, podemos buscar un punto de encuentro que nos quede cómodo a todos o aprovechar a nuestro favor la tecnología y hacer la reunión vía Skype.

27. ¿Cómo te reservo la fecha?

Vía mail pueden confirmar la disponibilidad de la fecha. Cabe destacar que no puedo reservar de palabra, por lo que para efectivizar la reserva es necesario el pago de la seña y la firma del contrato. Esta es la única forma de asegurarse la fecha para ustedes y nadie más que ustedes!

28. ¿Cómo realizo el pago?

Mediante depósito o transferencia bancaria. En la semana en que firmamos el contrato abonan la suma equivalente al 30% del valor del servicio contratado. Este pago actúa como seña y efectiviza la reserva. El saldo pueden abonarlo hasta en 6 cuotas sin recargo.

29. ¿Siempre firmas un contrato?

Si, creo que algo que es necesario por una cuestión de respaldo y seguridad para ambas partes, al momento de la contratación firmamos un contrato en el que se detallan cuestiones contractuales como el valor y medio de pago, si corresponde abonar servicios adicionales, y aspectos relacionados a mi manera y estilo de registrar y conservar tus recuerdos de ese día.

30. ¿Qué pasa si el salón me impone un fotógrafo “recomendado” para mi casamiento?

La verdad que es bastante triste que te digan como vas a tener que recordar ese día y, desde mi punto de vista, es una situación poco ética. Creo que lo mejor es hablarlo y mostrar en el lugar las fotos de quién les gustaría que sea su fotógraf@, para que vean que ellos también pueden beneficiarse con su elección.

31. ¿Alguna pregunta que no haya incluido en esta lista? Escríbanme! No duden en hacérmela llegar!